Spanish English French Italian

Ruta

La educación hace la diferenciaSe trata del recurso humano que mientras no adquiera calidad a través de una educación de nivel superior o técnico, seguirá siendo el problema, en primer lugar por su abundancia y también por las necesidades e instintos naturales que potencialmente tienen con su simple existencia.

Por sí mismos no tienen su solución, puesto que carecen del conocimiento necesario para organizar una función producción eficaz. Tampoco pueden ser parte integral de la misma en forma eficiente.

 

Se trata entonces de convertir el recurso potencial de este país en uno efectivo y eficaz como lo han hecho muchos países densamente poblados que figuran hoy en día entre los 20 países más desarrollados del mundo.

Países que en el pasado reciente fueron subdesarrollados, con una alta densidad poblacional en territorios en extremo pequeños, pero cuyos gobernantes en forma visionaria en un sistema político democrático o dictatorial optaron por un desarrollo humano en el sentido integral de la palabra. La educación generalizada es una exigencia para el mundo laboral de hoy.

Los constantes cambios tecnológicos, económicos, sociales y políticos que enfrenta el mundo demandan de profesionales preparados para enfrentar los desafíos del nuevo milenio, altamente globalizado y competitivo.

En cuanto a la clase gobernante no se trata de buscar culpables, basta con mencionar que los políticos en general en este país, que son los que en definitiva han administrado el poder por interés propio o ajeno, le han negado, por conveniencia, oportunidad a la gran mayoría de los salvadoreños de poseer educación.

Cuando detentan el poder, aprueban un presupuesto que margina a la educación y le confiere importancia a otras partidas presupuestarías, incluyendo las que les generan beneficio propio. La mayor participación ciudadana surge con la educación. La apatía es sinónimo de ignorancia. Con una educación superaríamos “esa ausencia de moral, ética y falta de conciencia que adormece las aspiraciones de todo un pueblo.

Por el contrario, aprenderíamos a levantar la vista y podríamos apreciar que existe esperanza y otro mundo diferente con mejor calidad de vida comparado, con este en el cual hemos nacido y nos hemos formado; plagado de egoísmo, inequidad y falta de oportunidades”. Salvadoreños, si esperamos el futuro, como el tiempo perfecto para ello, nunca será posible, y el tiempo pasará de todas formas. ¡El mejor tiempo es ahora! ¿Por qué será que no implementamos lo que es lógico hacer? ¿Por qué será que los gobernantes de un país sabiendo que un programa masivo de educación abre las puertas del desarrollo no lo inician? Será porque no da réditos políticos a corto plazo.

Porque la asignación presupuestaria para educación siempre es baja, peor aún, esta incluye edificaciones, vehículos, rubros que no inciden directamente en la enseñanza.

¿Cuál será la malévola intención de que al pueblo no se le eduque? A pesar de que existen estadísticas y ejemplos que pueden verse en internet de la estrecha correlación entre educación y desarrollo.

Por qué optamos improductivamente por tener vigilantes, cuarteles y puestos de policías. Por qué ocupamos primeros lugares en homicidios por día y por habitantes. En cambio creo que solo hay una patente registrada; si hay más de una me sacan del error, por favor. La investigación científica en sentido estricto es un tabú.

Votemos por la educación. Es tiempo que Dios sea el único dueño de nuestro destino.

- See more at: http://www.laprensagrafica.com/2015/07/16/la-educacion-hace-la-diferencia#sthash.Me2Xw4DC.dpuf