Spanish English French Italian

Ruta

Centro escolar continúa vulnerable a las lluviasPersonal docente, alumnos y padres de familia del Centro Escolar del Caserío El Chino, en el cantón Garita Palmera, no ocultan su preocupación conforme se acerca la temporada lluviosa, cuyo inicio se ha previsto para el 21 de mayo, porque temen que se repita una inundación como la ocurrida en 2011.

Este centro escolar, ubicado en la zona costera de San Francisco Menéndez, Ahuachapán, atiende a 120 escolares que cursan de primero a sexto grado.

De acuerdo con los profesores, el peligro de nuevas inundaciones está latente debido a que tras el paso de la tormenta tropical 12-E no se realizaron mayores obras de protección en las escuelas.

"Se han hecho algunas obras de mitigación en algunos puntos del río Paz que han dado buenos resultados para las comunidades, pero tememos que estos trabajos no sean suficientes en el momento en que el río tome fuerza como ocurrió en octubre de 2011, cuando prácticamente aisló a este caserío", manifestó Rafael Martínez, docente del centro escolar.

La escuela carece de un muro perimetral que ayude a contener las desbordadas aguas del río Paz, además de estar en un terreno plano que no los protege de las inundaciones.

"Hasta el momento no se han registrado lluvias de fuerte intensidad, sí ha llovido y se ha experimentado cierta inundación porque no hay mucha pendiente por donde el agua corra, pero si llega a llover fuerte, estamos expuestos a nuevos desbordes", agregó el profesor.

Luis Marroquín, otro docente escolar, explicó que a raíz de las lluvias de hace cuatro años perdieron casi todo el material didáctico que no se ha podido reponer en su totalidad.

Marroquín cuenta que muchos de los libros que pudieron ser rescatados aún continúan utilizándose, a pesar de que no están en buenas condiciones.

"Perdimos muchos libros, los trabajos de los niños y material que como docentes utilizábamos para impartir las clases. Lo poco que se pudo rescatar fue puesto al sol y de esa manera se sigue ocupando, a pesar de que es material muy dañado por las lluvias", comentó.

El docente solicitó ayuda a instituciones para reponer el material dañado, además de la donación de estantes aéreos para evitar que, si ocurren nuevas inundaciones, se vuelvan a dañar los libros.

Padres de familia solicitaron al gobierno central la construcción del muro perimetral y que se agilicen las obras de mitigación en las orillas del río Paz, para evitar que ocurran nuevos desbordes.

"Es la única escuela que tenemos, no solo nosotros sino que muchos otros caseríos cercanos, y tenemos miedo que se vuelva a inundar. La vez pasada costó que los niños terminaran el año porque se les mojaron los útiles, ojalá que los del Gobierno les construyan el muro", expresó Ernesto Rivas, padre de familia.