Spanish English French Italian

Ruta

Promesa de Sánchez Cerén de invertir 6 del PIB en educación se atora este 2015

El Ministerio de Educación esperaba un presupuesto del 4 % del PIB para este año, para cumplir con la gradualidad de una promesa que Salvador Sánchez Cerén hizo cuando era candidato a la presidencia. En contraste, el ministro del ramo confirma un estancamiento en el 3.47 % para 2015, y se queda a la espera de que las cosas mejoren en 2016 con la ayuda de un nuevo "Consejo Nacional de Educación".

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén prometió que al finalizar su quinquenio El Salvador estará invirtiendo el 6 % de su Producto Interno Bruto (PIB) en educación, pero al término de su primer año de gestión las cuentas no le cuadran para llegar al primer tramo de la meta proyectada: en 2015, la inversión en educación no llegará al 4 % del PIB previsto.

El ministro de Educación, Carlos Canjura, dijo este jueves 23 de abril que no se había logrado cumplir la meta de invertir para el 2015 el 4 % del PIB, aunque tiene la esperanza de que en 2016 se logre hacer el ajuste necesario para lograr el ritmo que permita subir durante el resto del quinquenio hasta el 6 %.

Atorado. Ese sería el verbo que mejor describe la realidad que ha observado el Ministerio de Educación, de acuerdo con la plataforma de gobierno  "El Salvador Adelante" propuesto por Sánchez Cerén. "Incrementar la inversión en educación hasta alcanzar progresivamente el 6 % del PIB", dice el documento descargable en la página web de la Presidencia de la República.

En septiembre de 2014, Canjura dijo a El Faro que incrementar la inversión en educación era un asunto que tenía que ver con concepciones y con prioridades del Estado. "A mí me parece que ya debiéramos estar pensando en un sistema educativo que llegara al otro año -el 2015- al 4 % del PIB. Si fuera posible, ya estaríamos dando pasos", afirmó.

Esos pasos, al parecer, todavía no se han dado, y pese que el presupuesto en educación incrementó en cantidad de dinero -917.6 millones de dólares este 2015 respecto a los 884.9 millones de 2014- lo asignado a la cartera de Educación se queda corto con las metas trazadas de inversión como proprción del PIB. En otras palabras, aunque el PIB de El Salvador creció, el porcentaje asignado a este ramo se mantuvo en un 3.47 %.

Lo complicado para que el gobierno cumpla la promesa de campaña de Sánchez Cerén es que el PIB no es un indicador que se mantenga estable de un año a otro. Por ejemplo, en el 2014, el PIB  ascendió a $25,337 millones. Pero en el 2015 la proyección del Ministerio de Hacienda en base al historial de crecimiento era que el PIB equivaldría $26,430 millones. Es decir, $1,092 millones de diferencia. Si incrementa el PIB, a la hora de ajustar la inversión en educación como proporción del PIB se debe invertir más, de lo contrario, aunque al año siguiente se  inviertan más recursos puede suceder que el porcentaje se reduzca. Por ejemplo, para que este 2015 se hubiera cumplido la promesa del 4% del PIB, el MINED debió haber recibido en total 1,057 millones de dólares, $139.5 millones más de los presupuestado este año.