Spanish English French Italian

arquitectanota.png

Arquitecta, urbanista, feminista, Ana Falú, explica cómo la ausencia de políticas de género afecta la vida diaria de las mujeres más pobres.

Salitas maternales para que las mamás puedan dejar a sus nenes e irse a trabajar; hogares de día para los adultos mayores; sistemas de transporte público eficaces, que contrarresten la percepción de que nos pasamos la vida a bordo del “mundo de 60 asientos”; ciudades con espacios públicos compartidos por la comunidad; ciudades sin rejas; ciudades en las que no impere “la ciudadanía del miedo”.

¿Por qué debemos mirar con sesgo de género la trama de la ciudad?

Nosotras venimos trabajando estos temas desde hace más de tres décadas; venimos construyendo una argumentación para mostrarles a los decisores políticos por qué es importante mostrar cómo afecta la falta de políticas públicas a la vida de las mujeres, y a la de la infancia. 

Desde esa perspectiva, ¿qué encuentra cuando visita Tucumán?

Hace 40 años que no vivo en Tucumán. Vuelvo, pero no tengo la autoridad científica para opinar sobre Tucumán. Pero sí he visto que comparte ciertas características con otras ciudades de América latina. 

 Y esa desigualdad, si bien afecta de modo más especial al más pobre, también impacta en la construcción de ciudadanía...

Hay estudios muy interesantes del Conicet sobre los barrios de Pilar que indican que esos jóvenes que han nacido y crecido allí no saben cómo moverse en la ciudad, porque se han movido siempre con el chofer o con la “mamá chofera”. 

Entrevista:

https://www.lagaceta.com.ar/nota/783047/actualidad/ciudades-desiguales-crean-ciudadanias-miedo.html?utm_source=Facebook

Facebook Escuela de Arquitectura